• Soy Trendy

Vive tus vacaciones a ritmo de Reggae: recorrido de Ocho Ríos a Montego Bay

El año está en su recta final y es momento de tomar la decisión de disfrutar los atractivos que ofrece Jamaica para cerrar el año con broche de oro, enterrado en la arena y bañado por agua turquesa.


A la hora de programar un recorrido turístico por la isla, hay ciertos lugares que no pueden olvidarse. En ese sentido, merecen destacarse Ocho Ríos, las Dunns River Falls, Negril, Montego Bay, Port Antonio, la populosa Kingston y las Blue Montains.


Ocho Ríos y las Dunns River Falls


Ocho Ríos es realmente un sitio paradisíaco. Elegido especialmente por las parejas recién casadas, en su increíble geografía se encuentran las cascadas del río Dunn, que se precipitan al mar desde algo más de 180 metros y constituyen una de las maravillas naturales más visitadas de toda Jamaica. Trepar por la cuesta de los saltos es una de las actividades más populares de la isla. Por supuesto, aquellos que no se atreven a trepar por la cascada, pueden caminar por las pasarelas de parque y encontrar numerosos rincones para disfrutar y fotografiar, rodeados de un ambiente de inequívoco relax. Sin dudas, esta visita de un día una excursión que nadie que visite Jamaica debe dejar de hacer.


Ocho Ríos es un lugar ideal para pasear en helicóptero, montar a caballo, caminar entre colinas o protegerse de la brisa en los espectaculares acantilados de la costa. También se pueden comprar artesanías en los mercadillos de la villa y visitar algunos de los shoppings donde hay tiendas de ropa, joyería y souvenirs.



Port Antonio


Port Antonio está situada al este de Ocho Ríos y es considerada una de las zonas más bellas e inexploradas de toda Jamaica. Es considerada un refugio de famosos. Hoy en día las celebridades gustan de llegar hasta este maravilloso y alejando rincón jamaiquino, para disfrutar de sitios encantadores como The Blue Lagoon (La laguna azul), cuyo nombre remite inmediatamente a la recordada película del mismo nombre que protagonizara Brooke Shields, allá por el comienzo de los años ochenta. Esta laguna posee una increíble tonalidad azul, que la hace parecer salida de un sueño.


Kingston y las Blue Montains


Capital de Jamaica, Kingston supone un fabuloso contraste con los habituales destinos de playa de la isla. Vertiginosa y ecléctica, es la ciudad de habla inglesa más grande al sur de Miami de todo el continente americano. Repleta de galerías y teatros, posee una riqueza cultural que se constituye en uno de sus principales atractivos, junto al legado arquitectónico y a la inigualable leyenda de Bob Marley, cuya casa ha sido hoy convertida en un museo que forma parte de cualquier recorrido turístico que se programe por la ciudad.


Situadas cerca de Kingston se encuentra uno de los atractivos naturales más populares de la isla: las maravillosas Blue Montains. Con una altura superior a los 7.000 pies, son las más altas de Jamaica y una de las máximas elevaciones de toda la región caribeña. Se calcula que tienen 140 millones de años de antigüedad y se caracterizan por la enorme humedad de sus laderas boscosas, sacudidas regularmente por densas precipitaciones y en las que es posible apreciar una variedad de flora y fauna de enormes proporciones. Flores, mariposas, colibríes y el extrañísimo Chusquea Abietifolia (un árbol que da flores sólo una vez cada 33 años) conviven en esta montaña de ensueño, desde cuyo pico en días claros es posible ver la isla de Cuba, más allá de las cristalinas aguas del Caribe. Además, las Blue Montains son la cuna del famoso Jamaican Blue Montain Coffee, considerado el mejor café del mundo.


Montego Bay


También populosa, Montego Bay es la segunda ciudad en importancia política y cultural de Jamaica, es también un destino con una inmensa y rica historia, cuyos orígenes se remontan al tiempo mismo de la llegada de Colón al Nuevo Mundo. Fundada en 1494 con el nombre de El Golfo de Buen Tiempo, fue un importante enclave español en los inicios del siglo XVI hasta que los británicos ocuparon Jamaica. Desde entonces, la ciudad fue un paraíso exento de impuestos y hogar de muchos hacendados ingleses ricos.


Negril


Negril es considerado un destino distinto, casi salvaje, fundamentalmente desde que en la década del setenta los hippies la transformaron en su lugar preferido, invadiendo con sus particulares costumbres cada uno de los rincones de la ciudad y sus alrededores. En este mundo distinto es posible disfrutar de playas nudistas, del inconfundible ritmo del reggae en toda su expresión, de magníficas puestas de sol o de la Jamaica que pocos turistas conocen, la de los ambulantes vendiendo camarones recién rescatados del mar con métodos que llevan cuatro siglos de antigüedad.